ENFERMEDAD OCULAR:

LA AMBLIOPIA

La ambliopía, conocido también como “ojo vago”, consiste en la pérdida parcial, mayor o menor, de la visión de un ojo, siendo generalmente monocular. Puede ser, con menos frecuencia, bilateral, por existir defectos importantes de refracción en ambos ojos, especialmente astigmatismos severos, y también por una serie de cuadros que cursan con “temblor”, movimientos oculares involuntarios, llamado “nistagmus”.

¿CUAL PUEDE SER SU CAUSA?

El origen más frecuente es la presencia de un estrabismo en el que el niño fija más frecuentemente con el ojo contrario al ambliope o vago, dicho estrabismo puede ser evidente, estéticamente manifiesto, o puede ser pequeño, micro estrabismo, pudiendo pasar desapercibido, y por lo tanto por falta de diagnóstico oportuno, aumentar el riesgo de la ambliopía.

Otra causa frecuente es la anisotropía, o diferencia de graduación de un ojo a otro, que puede favorecer el retraso del desarrollo de la capacidad visual del ojo con mayor defecto, favoreciendo la ambliopía de dicho ojo. Causas oculares propias como la aparición de enfermedades con entidad propia que impiden el desarrollo visual, entre ellas, la catarata congénita es la más frecuente.

¿COMO SE TRATA LA AMBLIOPIA?

Ante todo se persiguen dos objetivos:
1º.- Recuperar la agudeza visual máxima
2º.- Mantenimiento de esta recuperación

Debe tener claro, que no sólo se consigue el éxito al recuperar la agudeza visual, sino al conseguir que ésta una vez lograda no se pierda, hay que luchar por su mantenimiento. El Tratamiento de Recuperación debe ser:

1.-Un tratamiento oportuno.
2.-El método más aceptado es la oclusión con parches directamente sobre el ojo sano.
3.-La pauta de las oclusiones variará según los casos y la vigilancia debe ser extrema y cuidadosa, para ir acoplándola a las necesidades de cada momento.
4.-Debe saber que durante este tratamiento puede ocurrir que el niño tuerza un ojo u otro independientemente , y que la agudeza visual del ojo sano, al ser tapado, pueda disminuir, cualquiera de estas dos situaciones son fácilmente solucionables.

EL TRATAMIENTO DE MANTENIMIENTO:

Va a ir dirigido a estabilizar la agudeza visual conseguida, los procedimientos son varios, oclusiones o las llamadas “penalizaciones” métodos más suaves que las oclusiones sobre el ojo sano, correcciones ópticas especiales, dilataciones pupilares (niña de los ojos). Su oftalmólogo le recomendará en cada caso el camino a seguir.

¿QUE DEBEN SABER LOS PADRES?

1.-El tratamiento precoz conseguirá mejores resultados
2.-La valoración de lo que ve su bebé, puede determinarse desde los primeros meses de
la vida.
3.-El tratamiento de recuperación, será variable según el grado de ambliopía.
4.-No podemos olvidar el tratamiento de consolidación de lo obtenido.
5.-El niño deberá ser controlado, periódicamente y con la frecuencia que lo requiera, hasta los doce años de edad
6.-Su colaboración como padres, deberá ser total, el éxito del tratamiento, en un 90%, está en sus manos, siguiendo correctamente las pautas ordenadas por su oftalmólogo.
7.-El éxito será mejor, cuanto más joven sea el paciente y cuanto mejor sea la Agudeza Visual antes del inicio del tratamiento.

Dr. Oftalmólogo José Angeles Toledo López